Yo estoy dispuesta a soñar

 Alguien dijo alguna vez que ‘de la ilusión se vive’. Qué sabias palabras!

 

La ilusión, entendida como una imagen irreal y concebida por la imaginación se nos plantea muchas veces como algo imposible. Pero, qué hay de la ilusión que una persona tiene por conseguir lo que desea, por alcanzar esa meta o destino al que aspira llegar…

 

La ilusión de la que yo hablo es muy real y creo que, más o menos escondida, la tenemos todos. Es la que nos motiva y nos da fuerzas para seguir adelante y luchar por lo que queremos. De ahí la importancia que tiene permitirse soñar de vez en cuando, incluso con aquello que en un principio pueda parecernos inalcanzable.

Siempre he sido una persona muy soñadora (en el sentido real y figurado). He soñado historias y mundos inventados, he imaginado fantasías de colores e ideado proyectos en el subconsciente de mi mente.

Y sin embargo, en la frialdad de la consciencia he tratado de apagar las luces y moverme a tientas en la penumbra… Qué absurdidad tan enorme, tratar de controlar y reprimir nuestra imaginación y creatividad!!

Un día olvidé apagar las luces y lo vi todo claro, redescubrí los colores de las cosas. Y fue así que decidí dejar de apagar mi luz y permitirme volver a soñar…

 

Este Taller es un sueño.

Un sueño que intentaré hacer realidad!! Combinar mis pasiones y aficiones con mis capacidades y formación. Trabajar las disciplinas artísticas que conozco y estudiar aquellas desconocidas. Seguir aprendiendo y experimentando, y a la vez poner en práctica mi creatividad cada vez más desbordada!! Con el objetivo último de mostrarlo a los demás y de enseñar todo lo que sé.

Mi fuerte vocación docente se despertó en mi a edades muy tempranas, cuando mi creatividad e imaginación llegaba a límites incluso increíbles. Entre mis mayores diversiones estaba la de colocar a todas las muñecas en fila sentaditas sobre aquel sofá de mimbre que recuerdo con nostalgia, les daba clase y escribía la lección sobre papeles que pegaba con celo en las paredes del armario; después repartía los deberes y los corregía para entregárselos llenos de garabatos. Así es como pasaba yo las horas!

Y así quiero pasar el resto de mi vida: enseñando a aprender, a imaginar y a crear con libertad. Pues considero que en el desarrollo de la creatividad se hallan las herramientas de la vida misma.

 

Hoy este proyecto al que me enfrento es todavía algo abstracto. La página web www.loscoloresdellapiz.com me servirá de plataforma para difundir mis ideas y creaciones a la vez que continúo con mi formación docente. Mientras tanto, mantendré viva la esperanza de encontrar mi pequeño rincón en el mundo y de que el Taller de ‘el Lápiz de Alicia’ se convierta en algo real: un espacio creativo donde poder desarrollar mis ideas y cumplir aquellos sueños que se han ido dibujando en mi imaginación desde que mi memoria alcanza a recordar.

 

Con mi habitual taza de ‘buenas noches’, os deseo dulces sueños!!

Alicia, de ‘el Lápiz de Alicia’, para ‘Los colores del Lápiz’.
www.loscoloresdellapiz.com